joomlarulit.com

"Me gusta mucho el estilo de vida de Mujica"

"Me encanta Punta del Este, hay un clima espectacular aquí, realmente maravilloso. Sin dudas que no compite con Nueva York, donde en este momento estamos enterrados a 30 centímetros de nieve", bromeó a El País el joven empresario de 29 años, hijo del magnate multimillonario, Donald Trump, dueño del imperio inmobiliario que lleva su nombre.

 

La familia Trump llegó a invertir en Punta del Este a instancias de un amigo, cuenta Eric, y hoy están deslumbrados con el lugar, al punto que prometieron más inversiones en el país. El primer proyecto se trata de la Trump Tower, un edificio ubicado en la parada 9 de la playa Brava, donde hoy, a un año de su presentación, todavía no se ha levantado la obra.

"Pensamos comenzar a construir en marzo de este año. El proyecto va a demorar entre 27 y 30 meses en finalizar. Pero en estos últimos diez días hemos vendido 30 apartamentos, con un valor superior a los US$ 55 millones. Esto es un récord en Uruguay", manifestó con optimismo el joven empresario.

En total, se trata de 154 habitaciones, en 24 pisos, cuyos precios van desde los US$ 443 mil, por una unidad de una sola habitación hasta los US$ 2 millones, para una estándar.

Jugadores.

"Muchos de los compradores son uruguayos, con mucho dinero, que ya viven en los mejores edificios y que quieren comprar aquí también. También tenemos compradores de Argentina, Brasil, Estados Unidos, sobre todo de la costa oeste del país. Yo hablo mucho de este proyecto a todos lados a dónde viajo", recalcó.

Tras destacar que se habla mucho de Uruguay en el mundo por sus logros deportivos, el empresario reconoció que no conoce a ningún jugador de la selección uruguaya, pero espera hacerlo pronto ya que le comunicaron que dos futbolistas de la selección se mostraron interesados en adquirir apartamentos en la Trump Tower, sin revelar sus nombres.

Sobre la difusión y promoción del balneario en el mundo, Trump consideró que debe haber un equilibrio. "A veces no es bueno que un lugar se comercialice demasiado, no es bueno que se masifique un producto tan exclusivo como Punta del Este. Lo importante es que los ojos correctos se fijen en Punta del Este. Captar al público adecuado. Esa es la única forma de mantener al balneario auténtico y exclusivo".

Economía.

Para el hijo del magnate norteamericano, la economía del país funciona bien y, asegura, las pruebas están a la vista.

"Pienso que hay muchas cosas que se están haciendo bien en la economía de este país, porque de lo contrario no habríamos vendido 30 apartamentos por US$ 55 millones, en diez días. Hay dinero y eso es una buena señal para nosotros", dijo sin pelos en la lengua.

"Hay un gran nivel cultural aquí, buen turismo, son todas cosas buenas que destacan a Uruguay dentro de la región. Pueden parecer frases hechas, pero la realidad es que todas estas cosas en otros países del continente no se ven con tanta claridad", enfatizó.

Mujica.

Eric Trump también habló del presidente de Uruguay, José Mujica, sobre quien dijo no conocer personalmente. "Me encantaría conocerlo, espero en alguno de los viajes que vuelva a hacer tener la oportunidad de conversar con él", dijo con entusiasmo, y destacó su estilo de vida sencillo y austero.

"Me gusta mucho el estilo de vida de él. Pero lo que más me gusta de Mujica es que, mientras en otros países los presidentes están muy preocupados por su apariencia, por lo que visten o por el auto que manejan, él no... entonces es refrescante ver a un presidente de un país, que no se preocupa tanto de las posesiones materiales, de lo que lleva puesto, sino que tiene un estilo más sencillo, de pueblo. Es bueno ver un presidente así", remarcó el joven millonario, que lleva un estilo de vida totalmente contrario al del presidente uruguayo.

Tanto Eric como sus dos hermanos trabajan para la empresa de su padre, Donald Trump, con las desventajas y ventajas que ello representa.

"En el 95% de los casos, las empresas familiares son desastrosas. Normalmente no funcionan porque hay dos hijos que quieren ir a trabajar, pero hay uno que quiere ser un artista, otro quiere tocar la guitarra. En nuestro caso reconozco que es muy especial. Por ejemplo, yo sé que si tanto yo como mis hermanos no fuéramos buenos en lo que hacemos, nuestro padre nos despediría, al instante. Pero no siempre es así".

Fascinado con Punta

El joven empresario Eric Trump afirmó que quedó deslumbrado con Punta del Este y que vendrá todas las veces que pueda. Confesó que ya es la cuarta vez que visita al balneario, en los últimos dos años. "La energía y la vibración de la gente aquí es increíble, pero con una combinación de relajación; la gente está relajada, se está divirtiendo, en la playa, haciendo surf. Y todo eso también combinado con un gran nivel de sofisticación. Es excelente".