joomlarulit.com

Trump y uruguayos que quieren viajar a EEUU

La llegada a la Casa Blanca del republicano Donald Trump –quien tiene una visión crítica sobre la inmigración– generó incertidumbre sobre si las directivas del nuevo presidente referidas a ese asunto podrían afectar a los uruguayos que deseen viajar a Estados Unidos.

El 99% de los uruguayos que viajan año a año a Estados Unidos lo hacen con visa de estudiante o turista, explicó a El Observador Mark Kendrick, Oficial de Asuntos Públicos de la Embajada estadounidense. "Pero hay una clara mayoría de la de turista", añadió.

Y a pesar de que las palabras de Trump pueden generar temor, las restricciones no están planteadas sobre ellos –salvo aquellos que utilizan la visa de turista para ingresar al país y luego se quedan de forma ilegal–.

En cambio, sí se generan dudas sobre el 1% de los uruguayos que pretenden ingresar a suelo estadounidense para trabajar. En 2015, último año fiscal registrado, fueron 51 personas.

Sobre ellos pesa una limitación anunciada recientemente. Las autoridades estadounidenses suspendieron temporalmente el procesamiento rápido de una visa para reclutar trabajadores extranjeros altamente calificados, denominada H-1B.

"Voy a ser el mayor productor de trabajo que Dios ha creado nunca", señaló Trump durante la campaña.

El discurso del líder estadounidense puso el acento en "recuperar" el trabajo para sus compatriotas, en tanto culpaba a los inmigrantes de habérselos quitado. Esa es la razón de fondo para esta limitación de las visas laborales.

El procedimiento

La Embajada de Estados Unidos en Uruguay cobra US$ 160 por la visa de turista a quienes pretenden obtener el documento por primera vez. Para sacarla es necesario realizar un trámite que requiere presentar documentos, además de visitar la sede de la embajada –ubicada en el barrio Palermo– para tener una entrevista presencial, que, de aprobarse, habilita a acceder al documento.

Hay distintos tipos de visas (algunas tienen un costo mayor) –de acuerdo con el objetivo del viaje– que se dividen en dos grandes grupos: las de inmigrantes y las de no inmigrantes.

Desde Uruguay se adjudican más de 20 tipos diferentes de la última categoría, que van desde la conocida visa de turista (categoría B1/B2), las de estudiante, de trabajo temporal, de intercambio y de inversionista, y también la H1-B.

Cambio en visas a trabajadores

Como los 51 uruguayos, la visa H-1B es otorgada a decenas de miles de extranjeros cada año. A partir del 3 de abril los solicitantes no podrán utilizar ese atajo al que recurrían para obtenerla en 15 días, en lugar de los varios meses que insume habitualmente. Para ello debían pagar US$ 1.225, cuando el trámite para esta visa específica tiene un costo de US$ 190.

Según los servicios de inmigración (USCIS), las visas se conceden a científicos, ingenieros, programadores informáticos" en ocupaciones "que requieren la aplicación teórica o práctica de un cuerpo de conocimientos altamente especializado".

El año pasado Estados Unidos expidió unas 85.000 visas H-1B. De estas, unas 65.000 fueron entregadas con el trámite habitual y las restantes 20.000 se concedieron a través de este sistema rápido que acaba de ser suspendido.

Al no ser una visa usual, los funcionarios estadounidenses en Uruguay explicaron que los primeros trámites para aprobar estas solicitudes son emitidos directamente desde el USCIS en Estados Unidos. Desde USCIS se señaló que la suspensión –por un período de hasta seis meses– apunta a mejorar el trámite de concesión de las visas.

Uno de los lugares más afectados por la medida es la meca del desarrollo tecnológico estadounidense: Silicon Valley, ya que allí el dinero no es una barrera para el pago de estas visas a las que se recurre para emplear por ejemplo a uruguayos, sobre todo en el campo de la informática.

Esta medida es solo una pequeña parte de las limitaciones al ingreso de extranjeros que pretende implementar Trump. Pero más allá de las trabas que pueda imponer, a su gobierno se le hará mucho más difícil evitar que los extrajeros trabajen para EEUU de forma remota, sobre todo en el rubro de las TICs.

Visa especializada para leñadores

"Los uruguayos que viajan a Norteamérica con un visa H-1B tienen conocimientos específicos sobre todo en programación", expresó Kendrick, quien contó que trabajó como diplomático en Panamá desde donde se emitía un gran número de visas H-1B para personas que viajaban a Misisipi a hacer de leñadores, ya que pobladores del lugar no estaban dispuestos a hacer esa tarea.

85.000

era el número máximo de visas H-1B que habilitaba hasta el año pasado el gobierno estadounidense; de estas, 20.000 se tramitaban a través de la forma "premium".

51

de estas visas fueron emitidas para ciudadanos uruguayos. Esto en el año fiscal 2015, según el último dato de la Embajada de Estados Unidos en Uruguay.

US$ 190

es el costo de una visa H-1B con el trámite normal. Este puede durar varios meses; antes de la medida de Trump se podía pagar US$ 1.225 para agilizar el trámite.

20.000

visas para trabajadores especializados fueron emitidas por EEUU el año pasado a través de un trámite rápido que fue suspendido por el nuevo gobierno.

Fuente: El Observador